domingo, 21 de julio de 2013

Paisajes de Théah (I)

Son muchas las ciudades y paisajes por la que los personajes de la partida de 7º Mar han viajado y corrido muchas aventuras. Algunas ciudades, edificios y lugares son parte del juego de rol original, pero son más las que han sido creadas por mi mismo (o modificadas) con un poco de imaginación. En este post me gustaría ilustrar un poco esos paisajes que he creado o modificado de 7º Mar para la partida, tomando fotografías de paisajes reales que creo que concuerdan con muy bien con la visión que tengo de esos escenarios que imagino en partida. Obviamente, las fotos son para recrear un poco lo narrado, las fotografías son orientativas, no escenarios literales de la partida. Estos son algunos de ellos:


Sierra del Testigo
El lugar fue ideado para ser un nido de bonachones bandoleros sureños. Quería crear como mi propia Sierra Morena en 7º Mar, así que no es de extrañar que las descripciones del lugar coincidan plenamente con ese lugar, hogar del famoso bandolero el Tempranillo, "el bandido bueno"

Paisaje de la Sierra del Testigo (Sierra Morena)

Cueva del Gato, refugio de los bandoleros castellanos (Parque natural de Despeñaperros)

En 7º Mar, esta sierra es un conjunto de cadenas montañosas de gran altitud, que se encuentra al norte de la Villa de Santa Elena, hogar de nuestra heroína Marina Oliván. Esta sierra es algo así como el símbolo de lo desconocido, la protección y el aislamiento del mundo, la puerta a los cambios, el camino hacia las aventuras y los peligros para las buenas gentes del sur; pues, a pesar de que saben que más al norte hay compatriotas suyos, también se encuentran los ejércitos invasores de Montaigne. Es el hogar de la cuadrilla de bandoleros de Antonio Cortés, el Patillas.

También es un importante lugar para las campesinas, ya que un río subterráneo corre por las cuevas de la montaña en la zona sur y desemboca en la Poza de la Santa, cerca de la Villa de Santa Elena. En la poza las mozas se reúnen para hacer sus quehaceres y lavar sus ropas y, de vez en cuando, bañarse. Es un santuario acuático para las campesinas de la Villa, aunque de vez en cuando algún fisgón se cuela por esa zona íntima de las mujeres castellanas.
                                      
                                    Poza de Santa Elena (Charca de las Mozas, Benahavis)


En el interior y los caminos  de esta sierra se desarrolló una de las primeras aventuras de la campesina Marina Oliván y su amiga de la infancia, Cintia Ruíz. Una en busca de su padre y la otra en busca de un porvenir fuera de su pequeño pueblo, ambas se toparon con el 7º cuerpo de caballería ligera del Teniente Sebastien, despiadado oficial de Montaigne.


San Teodoro
El castillo de San Teodoro simboliza la última esperanza del pueblo castellano occidental. Es la última muralla, el último refugio en el caso de que las tropas de Montaigne consiguieran tomar Santiago o San Agustín, las principales ciudades portuarias del sur. San Teodoro es un refugio para los castellanos como lo fue el Cádiz de las guerras napoleónicas, el último refugio de los andaluces ante las tropas francesas de Napoleón, símbolo de resistencia, terquedad y cabezonería popular. Una fortaleza que prácticamente se mete en el mar.
Castillo de San Teodoro (Castillo Palacio de Peñíscola)

En el juego original, San Teodoro no es más que un importante puerto de la armada castellana que mantiene a ralla a los piratas de la Fraternidad de la Costa y a la flota invasora de Montaigne. Yo preferí convertirlo en una fortaleza, y no una cualquiera, sino la última fortaleza. Algo así como un Abismo de Helm para los castellanos. De hecho, una importante batalla se dio aquí, donde cayeron pnjs importantes como Diego Núñez de Ávila, o Antonio Cortés el Patillas entre otros Héroes y Villanos.

San Teodoro es un símbolo que obliga a los castellanos a elegir entre luchar o morir. El que quiera huir tendrá que despeñarse por el acantilado sobre el que se erige el castillo.

Puente de San Ricardo
En el juego original, San Cristobal es la antigua capital de Castilla. En la partida de 7º Mar, San Cristobal no solo es el centro de la política castellana, sino que además es la residencia del Buen Rey Sandoval.
El puente de San Ricardo surge prácticamente como un largo puente por el que se accede a la puerta sur, desde las lonjas del puerto de la capital hacia el ensanche gitano de San Cristobal. El puente no era más que una excusa para poner las cosas difíciles a la heroína a la hora de acceder a la ciudad, pero rápidamente se convirtió en un buen escenario donde se han dado grandes acciones aventureras como el escape de las celdas de la Inquisición por parte de Marina Oliván y su consiguiente persecución a caballo por el largo puente, seguida de cerca por 20 guardias inquisitoriales y su malvado tío.

Al ser imaginado en un gran acantilado (en cuyas profundidades hay una salida secreta de las mazmorras del Palacio de Justicia Inquisitorial), me pareció muy propio imaginarlo como el puente del Tajo de Ronda, el que seguro que  muchos conocemos. La única diferencia entre el puente ficticio y el real, es que el de 7º Mar es muchísimo más largo.

Puente de San Ricardo (Puente sobre el Tajo de Ronda)



En las profundidades del acantilado se puede acceder a las mazmorras secretas de la Inquisición



Como con el tiempo se convirtió en un escenario recurrente, acabé poniéndole un nombre. Surgió con la película del Gato con Botas, en el que aparece un gran puente muy parecido al que me imaginaba, situada en la ciudad ficticia de San Ricardo.


En la continuación de este post seguiré con Mont Sant, la Catedral de Santiago y el puerto de la Reina del Mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada