jueves, 22 de junio de 2017

La hora del dolor (III)

¡Disparo, disparo, disparo y disparo! ¡Já!

Chequeo y...como siempre, ningún agujerito en el torso. Como era de esperar, no me han dado.

Estos lyonenses no aprenderán nunca, ¿verdad?

Tengo ganas de gritarles quién demonios les enseña a disparar, pero bueno, veeeeenga, todo sea por la puesta en escena.

¿Por qué no? El teatro siempre es divertido. ¡Vive dios que la pólvora montaignense escuece los putos ojos!

Venga, salta a la reja de esa ventana. Aprovecha que el humo sube para camuflarte. Y...bien, ahí está. Madre mía, ¿todavía tengo agujetas?

Se acercan con miedo. Jajaja, madre mía, qué lentitud. El sargento habla en perfecto montaignense

-Buscad el cuerpo e informad a Florian...venga, id a buscarlo. Voy a informar a Florian de que el espía ha muerto.

-Sargento- al cabo le tiembla la voz, casi me da pena-, mejor será que se quede nosotros para confirmarlo...ya sabe lo que dicen...

El sargento le guantea la cara al cabo. A ver si ahora se van a pelear entre ellos y me quitan la diversión.

-Está muerto ¿vale? ¡Muerto! - el sargento tiene miedo- No ha podido sobrevivir a esa salva de disparos- muuucho miedo-. No voy a quedarme aquí por vuestras supersticiones-está a punto de orinarse en los calzones-. Y ahora...si me disculpáis...

-Sargento, no es simple superstición. Cualquier guarnición de la Reina del Mar sabe que ese que llaman Mala Hierba...- mi nombre se le atraganta como pasto rancio- Mala Hierba...

Bah, qué diablos. Me lo están dejando en bandeja. Cojo aire y preparo voz de barítono. Por Theus que la pólvora montaignense apesta.

-Nunca muere.

Mi voz ha atravesado el aire a través del humo y puedo sentir cómo todos cortan su respiración. Ha quedado genial, como siempre.

Mis bombas de humo caen desde el cielo cortando la visión de cualquier salida. Los soldados comienzan a gritar, que si recargad, que si no da tiempo, que si mejor calad las bayonetas, que si mejor usad las espadas...en fin, el típico tiempo que pierden para que yo les pueda inutilizar.

¡Salto!

Arrebato sobre el primero, adiós hombro. Medio tajo para el segundo, adiós pantalones, adiós dignidad lyonense. Ese está recargando, pues mandoble en la muñeca, suelta ese fusil. El sargento saca una pistola, así que le mando un cuchillo desde cinco metros. Su cara se deforma de dolor, creo que ha captado el mensaje.

-Sargento, ¿no le han dicho que las armas son peligrosas? Podía haberse hecho daño.

El sargento me mira, sudoroso. Su mostacho tiembla de miedo. Se cree que lo voy a matar.

-¡Maldito hijo de...!

Mi puño en su cara. Como un rayo. ¿Por qué se tienen que meter con mis padres?

Me santiguo.

Qué vida. Mi corazón ni siquiera se ha acelerado un poco. Nada. Nada. Creo que me estoy haciendo viejo, o me estoy estancando. La emoción se me va por los poros.

El humo se dispersa. Veo la fachada del palacio y los ventanales de la cúpula abiertos para mi a docenas de metros. Trepo hasta allí y me cuelo en el palacio.

A lo mejor Florian me da la emoción que necesito.

Está en el salón, con sus espejitos. Bien, pónmelo difícil. Si consigo encontrar pruebas irrefutables de que la invasión de Lyon en Fendes fue solo culpa de Florian sin que me detecten, cinco puntos. Si me detectan, dos puntos. Si no lo consigo...

Qué tontería, eso no pasará.

Voy saltando las vigas de la cúpula como un gato negro mientras Floria habla con alguien como una cotorra. Me dejo caer por unas enormes cortinas hacia abajo como una araña. Ningún ruido sale de mi boca, apenas respiro. Mis pulmones están llenos y voy dosificando la expulsión del aire hacia fuera. El sigilo es importante. Me giro sobre mi mismo y me enrollo en la tela pesada de la cortina, quedando oculto tras ella. El suelo me recibe y vuelvo a tomar aire. Ahora escucha...y no respires. Demasiado cerca.

-No. No quiero que os arriesguéis demasiado. Creo que a Leandro le queda poco de su potencial. No, no le enviéis nada a ese pedazo de roca. Si lo tienen aprisionado habrá inquisidores con él y no me voy a arriesgar a mandar ningún espejo para un hombre que ha perdido todo su potencial. Con Fianna entre rejas y Villanova muerto Leandro ya  no me sirve de nada, solo es un estorbo. Rosalva sí que me sigue interesando, tenía potencial...mucho más potencial que Leandro. Lástima que Marina hundiera su barco y la hayan encerrado en dios sabe dónde.

Pues nada, tacho al tal Leandro como posible enemigo, parece ser que a Florian no le interesa ya. Subrayo Rosalva en letras grandes y Villanova sigue tachado. Y bueno, de lo de Marina mejor me callo. Menuda putada, desterrada a Montaigne después de sacrificarse por nosotros.

Un segundo personaje habla.

-A propósito de vuestra enemiga, Marina Oliván, monsieur.

-¡Por todas las cosas! ¿Qué ha hecho ahora? No irás a decirme que está en la Reina del Mar.

-No, monsieur. Son buenas noticias...

¿Buenas? ¿Si son buenas para Florian, son malas para Marina?


-Parece ser que el navío donde ella era trasladada a su destierro a naufragado, posiblemente por nuestra artillería, pero no está confirmado.

-¿Naufragado? ¿Y bien?

-Monsieur. Me alegra anunciarle que Marina Oliván ha muerto.


Pum. De pronto todas las balas que esquivé en el callejón me atraviesan. El dolor del fusilamiento hace que me falte el aire y necesite respirar dolorosamente.

Mi contención se ha perdido.

¿Que Marina Oliván ha muerto?

-¿Qué ha sido eso?

-Parece que hay alguien escondido tras la cortina.

-¡Guardias! ¡Guardias!

Me han pillado. Salgo de la cortina e intento trepar para escapar de allí. Las fuerzas me fallan. Los dedos no me sirven. ¿Cómo que ha muerto? ¿Por lyonenses? Parece poco probable que ataquen a un buque castellano estando en guerra con Montaigne.

Varela, esto es cosa tuya.

El cuerpo  me falla igual que me está fallando mi país. Como la Inquisición tenga algo que ver con todo esto...

Un montón de dudas me asaltan. Parece improbable que un naufragio la mate. Es una muerte perra, sin sentido, carente de honor. De pronto nada tiene sentido. ¿Uno puede morirse en cualquier momento? ¿Sin más? De la manera más injusta y sin poder defenderse.

La muerte de pronto se me torna cercana. Burlona. Al final, ella siempre gana pero a todos deberían dejarnos al menos decidir cómo perder.

Sigo trepando pero no avanzo tan rápido como quisiera.

-¡Fuego!

Un tiro me da en el costado. Los guardias están abriendo fuego. Desde arriba mosqueteros rasgan la cortina.

Por Theus...

De pronto esto ya no es divertido.

Caigo de dolor. La caía destroza las losas y mi hombro. Veo las botas de Florian acercarse desde el suelo.

-Vaya, vaya, vaya. El famoso espía de negro.

Va con un estilete. Puede matarme fácilmente, pero solo puedo pensar en Marina y en el vacío de esa muerte.

¿Pero ha muerto realmente?

Intento escuchar mi corazón...está latiendo. Siempre había deseado notarlo latir.

Pero ahora va a toda velocidad, bombeando miedo, inseguridad. Va tan rápido que tartamudea. No puedo escucharlo.

Tanto tiempo deseando emociones y ahora las tengo. Si esto es emoción ya no lo deseo.


Lo único que ahora me queda de ella es esa cicatriz de Florian en el labio...


Florian se acerca a mi. Se está mirando en el reflejo del cuchillo vanidoso.

-Voy a empezar a pensar que todo se está poniendo de mi parte. Leandro ya no me sirve, Marina muere y ahora me entregan en bandeja al hombre de negro...

De ti solo me queda esa cicatriz...


Un regalo tuyo, Marina.


Tu no lo sabes, pero me estás salvando la vida.


En el último segundo lanzo mi puño hacia su cicatriz.

Florian se da cuenta de que voy hacia la brecha de su labio. Ya no sonríe, reaviva todos sus miedos al ver que me aproximo hacia la peor herida que han podido hacerle.

El arañazo en su perfecto plan.

Florian se aleja estilete en mano, ya no se siente seguro de sí mismo.

-¡Guardias! ¡Matadlo vosotros!

Esos segundos de incertidumbre me dejan saltar por la ventana, acribillado a disparos.

Caigo.

Caigo.

Ahora solo puedo caer.

¿Pero hasta cuando?

Los mosqueteros me atraviesan un hombro y me rajo con los cristales. Doce metros más abajo mi pierna se hace añicos contra una barandilla y caigo al río.

Floto. Envuelto en agua y sangre.

Esos cabrones me siguen disparando, pero la corriente me lleva.


Por un segundo pienso en dejarme llevar por la corriente. Dejarme desmayar y asfixiar en la inconsciencia se me antoja terriblemente fácil.


Por el amor de Theus...


Va a ser muy difícil fingir esta muerte.




______________________________________________________________________
Rodrigo Salvador, al enterarse de la muerte de Marina Oliván. Junio de 1671, la Reina del Mar, Ducado de Zepeda, Reino de Castilla.

domingo, 21 de mayo de 2017

El trono de la vanidad

Florian Rousseau du Toille caminaba con dignidad fingida por el pasillo marmóleo. El paso en punta y la cabeza altiva no era suficiente para ocultar que se sentía vulnerable. Su regia mano sobre el bastón tenía la perfecta tensión y rigidez a la par que suavidad, pero no dejaba de llorar una sangre oscura que consumía todo lo que para él era hermoso.
El jubón de satén azul regio de bordes dorados había sido destruido desde la cadera hasta el hombro por el rabioso sable de su antiguo aliado: Leandro Vázquez de Gallegos.

Pero lo que más dañado había salido de todo ese asunto era su mente. La confusión de la presencia de Marina y Leandro le turbaba.

A su alrededor el palacio del Gobernador de Barcino también era puro caos. Criados y asistentes atendían a la nobleza terrateniente y la guardia lyonense se preparaba para proteger a los suyos en espera de un nuevo posible ataque. Los mosquetes se preparaban y los alabarderos corrían en todas direcciones llevando a sus aposentos a todos los residentes del palacio por si hubiera otro ataque a los dirigentes de la nueva Nación.

Una figura de aspecto mercenario, ropas pardas y sombrero de ala ancha, se unió al séquito de Florian y cruzó su único ojo azul- el otro presentaba una película blanquecina- con el prefecto. Introdujo sus manos enguantadas dentro de su enorme capa marrón, donde quitó el seguro a presumibles armas de fuego, pero Florian negó con la cabeza.

-No habrá próximo ataque. Sin embargo, trae el espejo.

-Oui, monsieur- respondió escuetamente la mercenaria bajo el ala de su sombrero.

Florian entró en una sala octogonal llena de espejos que miraban todos al centro de la sala. Estaban todos formados para formar un laberinto en el que se multiplicaban las figuras y las imágenes hasta el infinito. De esa manera, el laberinto era mucho más caótico y aturdiría la percepción de cualquiera que quisiera acceder hasta sus aposentos.

Cualquiera que no fuera Florian.

Sin embargo el prefecto no recorrió su propio laberinto, sino que se introdujo directamente en el reflejo de uno de ellos...y salió por el reflejo de otro espejo ya al otro lado. El resto de criados y senescales no lo siguió y huyeron de la sala con un respeto que rozaba el miedo. Cerraron la puerta educadamente, por supuesto.

La mercenaria llegó hasta el centro del laberinto a pie, donde ya Florian la esperaba sentado en un butacón de terciopelo a juego con la ropa que llevaría ese día. El sombrero de ala ancha voló dejando ver un cráneo brillante y rapado, mientras sacaba de su bolsa una aguja, hilo, e instrumentos de cirujano.

Florian conservaba la etiqueta sobre la butaca, espalda bien pegada al respaldo, piernas en paralelo...pero su pecho seguía brotando sangre. Ambos se miraron y éste último asintió. La aguja atravesó el pecho y las manos de Florian se volvieron blancas de dolor. El labio tembló y sintió deseo de mordérselo, pero no quería arriesgarse a dejar una marca nueva. Así pues, decidió lanzar su otra mano se lanzó a la pechera de su cirujana. Ésta fue más rápida y la interceptó con su brazo enguantado y enfrentaron sus fuerzas. Se sostuvieron la mirada durante el forcejeo durante segundos. Los labios de Florian temblaba, hasta que al final cayó en lo que no deseaba: mordió el labio con ansia, donde pronto comenzó a brotar una sangre brillante. Tardó un rato en relajar la mordida, para poder mandar.

-Olvídate de la herida. Trae el espejo.

La mercenaria salió del centro del laberinto y se perdió.

-¿Dónde se ha visto cosa igual? Louis, ¿a qué estás jugando? ¿Por qué me mandas a tus perros? ¿O es que tú eres el perro de Marina Oliván...

"¿Marina?

¿Qué sentido tiene tu presencia aquí? Cierto que no es Espada de Castilla, pero su presencia con Leandro...¿Y mandada por Louis?

Luois ¿Me mandas a una guerrillera castellana que ha sido tu enemiga desde que esta guerra comenzó? Y lo más extraño, ¿De la mano de Leandro?

Leandro...tu querías matar al general igual que yo. Tú querías encargarte de Marina cuando iniciamos nuestro plan original con Villanova. No entiendo nada. ¿Por qué los enemigos de Marina aparentemente se alían con ella? ¿Por qué Louis?

Marina...¿has tenido el coraje de decirle a tu peor enemigo que mataste a su querida madre y has conseguido que él no solo quiera matarte, sino que venís juntos?

Hay cosas que ni siquiera el poder de los espejos me pueden hacer comprender. ¿Qué clase de broma es esta? ¿Quién es esta bruja que consigue lo imposible? ¿Qué cambió?

Sin duda Marina podría tener razones para ir contra Lyon o puede que tenga razones ahora para ir contra Castilla, no puedo verlo. Pero Leandro....sabe que he sido yo el que ha llevado a su madre a su destino final. No se explica de otra manera su ataque. Marina lo sabe seguro, y se lo ha contado a Leandro. Todo esto es ya un misterio que no cabe en mi cabeza, pero hay cosas peores como... ¿Luois? ¿Qué pinta Louis en todo esto?

Marina...¿tienes idea de a qué estás jugando?"

La mercenaria había colocado un espejo oculto por una lona y se había acercado a él con una bandeja de plata.

-Le he traído de paso su cataplasma, monsieur. Esta vez le han puesto extracto de limón, creen que con esto conseguirán de alguna manera hacer desaparecer la marca...

Florian lanzó su brazo, tirando los frascos de ungüentos por todas partes.

-¡Mentirosos! ¡Charlatanes! Eso es lo que son- Florian se observó la cicatriz del labio en la bandeja de plata- Es imposible borrar esta marca, ya lo sé. Imposible de corregir. Imposible de ocultar.

Florian se tomó un largo rato para recuperar algo de autoestima. Pero ahora mismo los espejos no eran sus amigos...Necesitaba otra cosa.

-Necesito actuar ya, necesito saber cómo van los planes...




Un ataque de tos accedió por su pecho. Levantó con dignidad la mano y la mercenaria tiró la lona abajo, revelando un espejo sencillo y cuadrado.

-Muéstrame.

El espejo reveló una mesa de caoba negra, arañada por todos sus frentes. En primer plano una calavera de la que brotaba de su cráneo un cirio rojo, unos papeles con buena caligrafía y la enorme mano de un hombre de casaca roja, que jugaba a tamborilear la mesa de forma paciente con sus cinco dedos anillados de rubíes y zafiros. Su rostro se encontraba fuera del plano.
Sus uñas estaban sucias de sangre seca y dejaron de tamborilear de pronto como si hubiera percibido que le observaban. Todo lo que hizo fue señalar lentamente con los dedos de su otra mano el rubí que poseía su anular.

Florian respiró hondo tras ver la señal, pero se derrumbó el dolor al sentir que se le abría el pecho. Volvió a recuperar la postura mientras observaba su sonrisa multiplicada hasta el infinito por la docena de espejos que apuntaban hacia él y se reflejaban los unos a otros su belleza.

-Excelente. Lo tenemos...

Sin haberlo escuchado, el hombre de al otro lado del espejo alargó su manaza hasta el espejo y lo tumbó delicadamente dando por concluido su mensaje y dando a entender que el hechicero no tenía nada más que ver.

El reflejo se tornó negro por un segundo y luego reflejó la realidad: a un Florian entronado sobre su vanidad pero descosido por sus recién llegados enemigos.

La mercenaria se acercó paciente con la aguja y los instrumentos de cirugía. Florian miró con desagrado la cicatriz de su labio y el corte del pecho.

Sus manos apretaron el trono hasta tornarse blancas. Los brazos se tensaron bajo el ceñido jubón de satén y los hombros le subían y bajaban junto con un oleaje de miedo y rabia.

-Yo no le quiero engañar, monsieur. No creo que consigamos eliminar del todo la cicatriz de su labio. Quizás deba enfrentarse a ello de otra manera- dijo la mercenaria dejando sus armas en una mesa aparte para centrarse a sanar al prefecto.

-¿Y ha de dejar esta cicatriz también una marca en mi espíritu?

-¿Monsieur?

-Esta vez no podrán detener lo que viene. No podrán detenerme.

La mano de la mercenaria fue directa a continuar su trabajo, ya que se había quedado la aguja colgando de la blanca piel del prefecto. La mano de Florian la detuvo.

-Dejadme inconsciente. El gritar es una cosa demasiado vulgar y no quiero darle esa imagen a nadie. Sin embargo, os advierto: ni se os ocurra dejarme una marca nueva.

-Así lo haré.

-La única manera de borrar el peso de una cicatriz es destruir la mano que la originó. Así sea pues.

Y tras esto su visión se tornó negra, pero su voluntad se tornó clara y brillante.

Como la superficie de un espejo que reflejaría su hermosa imagen hasta el infinito.

Y Marina Oliván no tendría más remedio que admirarla desde el fango.

________________________________________________________
Florian Rousseau du Toille- prefecto montaignense de la Reina del Mar- tras sobrevivir al ataque de Leandro Vázquez de Gallegos por venganza de la muerte de su madre y tras la sospechosa aparición de Marina Oliván con las credenciales del ejército del General Louis Dupont. Palacio del Gobernador de Barcino. Ducado de Torres. Estado de Lyon (Castilla ocupada). 


viernes, 25 de noviembre de 2016

La hora del dolor (II)

No hay nada como volver a casa. Hogar, ese lugar sobre el que todos los poetas han escrito alguna vez.

Huele a romero y a rocío. La villa está de noche. Las tiernas luces de su interior brillan y me atraen como una polilla. El viaje ha sido incómodo y largo pero satisfactorio.

Bajo del carruaje siendo cada vez más consciente de una cosa. Cada vez tengo más claro que necesito un poco de rutina. De que los días sean iguales y de que todo esté siempre en su sitio.

Paso por la tierra removida y entro en la propiedad. La tierra mojada por el rocío transmite un olor que me hace sentir viva, aunque deseo que sea de día para ver a los jornaleros trabajar y...no sentirme tan sola.

Abro la puerta. No hay nadie para recibirme. Solo una carta en el suelo. Bien lacrada, con el sello del Reino de Castilla. No lo entiendo. Debe ser para Marina. ¡El Rey habrá vuelto y será una ordenanza para levantarle la pena!

Rompo el sello y leo ansiosa.

"La Junta de Regencia, formada por los elegidos del Concilio de Razón del Reino de Castilla y en nombre de Su Majestad el Rey, lamentamos comunicarle que su hija, Marina Oliván de Santa Elena, guerrillera de los ejércitos de las juntas de liberación de Santiago, Gentilhombre de armas del Rey Sandoval y amiga de la Nación, ha fallecido en las aguas del Río Doigt, cerca de Surling, al intentar cruzar la frontera. Su cuerpo se perdió junto con el de muchos otros leales a castilla y el navío que la transportaba. La oficina del Canciller le envía su más sincero pésame y la promesa de exigir las explicaciones pertinentes a los rebeldes de Lyon y al Reino de Montaigne.

Se le levantará una lápida conmemorativa a su hija en el cementerio de la Almudena, congraciándonos en todos los servicios militares que realizó para nuestra nación. 

Lamentamos su pérdida. 

Junta de Regencia. Presidente Marius de Luna. "

No consigo leerlo entero. El dolor me retuerce por dentro pero mi cuerpo no reacciona. La casa a oscura se vuelve más fría de lo que era antes.

¿Qué le han hecho?

¡¿Qué le han hecho?!

¡A la mierda Lyon!

¡Lucius! ¡¿Qué le has hecho hijo de mil putas?!

¿Cómo puede dar una persona tanto amor y solo recibir tanto daño? Si Marina ni siquiera pensaba en qué podía hacer bien por los demás, porque lo sentía natural... ¿Cómo podían estar constantemente pensando en hacerle daño? Si Marina se entristecía agotada cada vez por el sufrimiento de los demás ¿cómo podían reír al saber que la habían matado? Si solo sonreía por las pequeñas felicidades de los demás ¿cómo podían odiarla tanto?

Golpe a golpe vuelvo a esta fría oscuridad. Pero esta vez no es enterrar a un marido con el que has pasado toda una vida, sino una hija con la que me quedaba toda una vida por compartir.

Yo quería volver a mi hogar, pero no a la villa. Sino hacer mi maleta y visitar a mi hija en ese exilio injusto. Ya no tengo que hacer ninguna maleta, sino que me deshago en llanto y en penas. Ahora lo único que me puede acercar a ella es la muerte.

Y sé de sobra que la muerte lleva una máscara. Y esa máscara tarde o temprano me llevará a ella.

Pero con este tormento que llevo dentro se tragará a todos los que pueda al pozo negro de Legión.

Grito, lloro, me autocastigo y me araño buscándote en mi vientre, donde una vez te tuve segura. Tu calor se va, se va...dejando un frío hueco donde corren tempestades heladas. Las bestias del patio están inquietas. Los burros agachan la cabeza y un caballo se encabrita. A lo lejos los perros ladran asustados oliendo el dolor que desangro. Las bestias aúllan sintiendo un terremoto en mi pecho.

Afilo mi espada. Cambio el luto por el traje púrpura y la máscara blanca del Vagabundo. Rabiosa, ciega y helada de miedo parto hacia San Cristóbal. La sangre de mis venas se tornan hielo con un frío que congelará sus estúpidas sonrisas devotas para siempre.


Thomas, mi niña ya por fin vuela hacia tus brazos. Mientras que yo...me apresuro a bajar hacia mis infiernos.

Pero no te preocupes, mi niña, que llevaré este infierno hasta sus corazones.
________________________________________________________

Esos imbéciles no paran de hacer ruido y con este dolor de cabeza me van a matar. A ver, en la mesa dos eran tres pintas y en la doce estofado de patatas y en la catorce grog y tres de ron. Voto a Theus. Creo que María dejaba esa hierbabuena por este cajón que me abría los pulmones. A ver.

-¡Señor!- me dice una voz al otro lado de la barra, entre puñetazos, dardos, naipes y dados.

-¡Ya va! ¡Ya va ese estofado!- joder ¿es que no se pueden esperar?

-No, señor. Es para usted. Una carta señor Muelas.

Miro por encima de la barra y veo a Joselito que tiende una carta ya abierta

-¡Joselito! No se te habrá ocurrido abrirla tú. ¡Como la hayas abierto te zurro de una manera que nunca se ha visto en este tugurio! ¡Y te aseguro que aquí he visto soplamocos que ni la imaginación puede alcanzar!

-¡No patrón se lo juro! Una señora me lo dio allí fuera. ¡Ah! ¡Y me dio estas instrucciones!

Cojo la carta abierta y el otro papel que me tiende Joselito. Espero que no sea una de las gracietas del muchacho.

Leo la carta. De pronto deseo estar muy borracho para no sentir nada. Mis ojos surten lágrimas saladas y una espuma agridulce que corroería cualquier alcohol me trepa por la garganta. Vomito toda mi rabia por la boca. Nunca me había percatado hasta ahora lo agobiante que era el jaleo y las peleas del Gato Negro.

-¡Callaos gandules! ¡Silencio! ¡Callaos voto a bríos!

Ni caso. Ni siquiera yo me oigo a mi mismo. Mis gritos de pena y de rabia se camuflan entre todas las peleas entre piratas, corsarios, contrabandistas, matones, matasietes, jaques y matarifes que vienen a mi local. Siento que podría gritar y nadie darse cuenta entre tanta violencia. Lo uso en mi favor, y aprovecho para sumarme a los gritos para descargar mi espíritu.

-¡¡¡Han asesinado a Marina Oliván!!!

De pronto se hace el silencio. ¿Qué demonios...? ¿Se han callado? Solo oigo mi llanto. Los inismoreses han dejado de golpearse y de clavarse los dardos entre ellos. Los lanzadores de cuchillos vodaccios ya no intentan hacer malabares con las jarras. Los castellanos ya no se gritan con los montaignenses. Los vesten ya no rompen las jarras y se bañan en los barriles de cerveza. Nadie intenta cazar al gato y nadie está intentando robar a nadie, ni golpearlo...ni insultarlo.

Por una vez, todo El Gato Negro había sido golpeado.

Y ahora no sabían qué responder.

Solo María sale de la cocina y pregunta

-¿Quiénes?

-Según esta nota. Lucius Varela.

-¡¡La Inquisición!!- dicen y escupen al suelo todos a la vez. Que asco.

Todos se quitan el sombrero.

-¿Qué podemos hacer?- dice uno.

-No podemos hacer nada- dice otro.

-Recordarla- dice mi esposa- Después de todo una vez fue número uno en nuestro ranking de forajidos respetados.

-Hace tanto de eso.

-Recuerdo que robó al Guendarme Fernand Lemoin- escupen todos otra vez...malditos hijos de un camello- un cañón de doce libras tras engañar a las tropas del Mariscal Dupont en la tregua.

-¡Gracias a ese cañón las tropas se fueron de este distrito!

-Destrozaron media catedral de Santiago..., hicieron trincheras con sus bancos, tiraron una de las lámparas e incluso aún sigue oliendo a pólvora la capilla. Pero el Obispo está encantadísimo. ¡No para de contar la historia en misa!

-¡No serán tantas cosas buenas!-dice uno de mal carajo.

-¡¿Pero qué dices desgraciado?!- escupen otros al otro lado santiguándose.

-Eso digo. ¡Que a mi tío lo dejaron sin trabajo 3 meses porque le dio por volar el polvorín militar del muelle!

-¡Eso fue Barceló!

-¡Pues a mi me dijeron que fue ella!

-¿Y recordáis también cómo plantaba cara a los majarones del Pater Morales en las revueltas de Grano?

-¡Justo antes de la boda del Marqués! ¡Qué verbena más buena! Comimos todos en la calle.

-Sí. En Santiago estaba todo el día del Castillo al Gato Negro y del Gato Negro al Castillo del Marqués.

-Sí, con el flojo de su criado. No sé cómo podía ir con alguien tan cobarde.

-Encima un traidor. Recuerdo que a los Tercios de San Juan los vendió a los montaignenses y viceversa.

-O tenía un gran corazón o era muy tonta.

-Lo que no se le podía negar es que era valiente.

-Mi primo dice que la vio batirse en duelo en los tejados de su casa. Con un prelado Inquisitorial. Venían buscando a nuestro querido Diego Núñez, era fundador de la Registencia.

Todos se santiguan. Incluso los avaloneses. No doy crédito.

-Y también tenía un buen barco. El de velas rojas.

-He hablado con algunos de su tripulación. Dice que tiene muy mal carajo a bordo.

-Mujeres.

-Pues a mi me han dicho que una vez abordaron solo un barco solo para saquear ron.

-¡Voto a Dios que yo quiero una capitana así!- exclaman todos. La cabra tira al monte...

-Decían que luchaba junto al Capitán Barceló- dicen unos.

-Juntos no, eran rivales- replican los otros.

-No, son amigos.

-¡Rivales!

-¡Amigos!

Dos grupos empiezan a ostiarse. Menudos majarones.

Leo por última vez las instrucciones y meto en un sobre la carta que me ha llegado con el lacre roto del Reino de Castilla.

María me mira y me dice que tenemos que hacer algo. Lo único que se me ocurre de momento es colgar el delantal y llorar en su hombro.

Ella se derrumba cuando yo me recupero. Voto a Dios si no estoy seguro de que para María la niña bonita de Santiago es una hija para ella.
______________________________________________________________

Las calles se empiezan a calmar y junto a ellas mis pulsaciones. ¡Grazie mille a Theus!.  Han sido unos días duros para la ciudad y para mi. Aún no me acostumbro a su ausencia, pero sí que empiezo a reaccionar y a hacer cosas provechosas. Cómo iba a acostumbrarme a esa sensación, es como si a uno lo separasen de su sombra. Su sombra, siempre a sus pies y dispuesto a ocultar todas y cada una de sus oscuridades.

Ya se sabe que no soy una persona muy dada al brío y al envalentonamiento, pero al menos estoy empezando a ayudar como puedo. Lo llevo todo en mi querida bolsa de tela. Qué ganas tengo de revisarlo y poder enviárselo.

Un hombre mayor y cojo me asalta por la calle, vestido con harapos. Me mira con ojos cansados, oscuros como el carbón, Calvo y con una frondosa barba pelirroja. Me asusto igualmente aunque ya sé que la el Pasadizo del Panecillo está plagado de mendigos que van a la Iglesia a abusar de la buena caridad del obispo. Me mira y me pregunta si por algún azar puedo esconderlo en mi casa. ¡Mi casa! ¡Santa Madonna! Me dice que le están persiguiendo y que es por una injusticia. Muy firmemente le mando a freír espárragos.

Acabáramos...como para meterme en otros problemas.

Llego a casa, por fin. Las escaleras han sido arregladas y doña Asunción me abre. Le doy los buenaos días y una propina para el mantenimiento del portal. La puerta de Sergey no está abierta como habitualmente pero le dejo en el picaporte de su puerta un alpiste nuevo que han traído al mercado, para que mire si le gustan a sus pajaritos. La verdad es que me preocupa que la puerta esté cerrada, pero la excitación que siento es mucho más grande. La llave entra a la primera y la cerradura no me da ningún problema como de costumbre. Todo empieza a equilibrarse y a mejorar. Solo falta que el rey vuelva y ponga todo en su sitio.

Lo único que me fastidia el día es que me da el no poder ver su cara cuando le llegue y lo abra.

Bueno, me conformo con ver su expresión cuando esté de vuelta.

Va a ser pan comido. Lo peor ya ha pasado y no hay marcha atrás. Exilio es lo que dijeron y desde un exilio se puede volver. El rey volverá y dará por concluida toda esta farsa y además no solo eso, sino que le darán...

Una carta justo delante de la puerta.

Me agacho como un desgraciado ¡Debe ser de mi señora!

Um. Vaya. Está abierta y ...tiene el sello del reino de Castilla

Sin soltar la bolsa agarro la carta y la leo como si fuera una broma. La releo, y la vuelvo a releer, y a releer, y a releer...me aseguro de que no estoy en una pesadilla.

Mis dedos se aflojan. Intento hacer un esfuerzo para entrar en casa y dejar la bolsa, pero mis fuerzas se ahogan antes de tiempo. Caigo de espaldas, el pasillo se deforma y se arruga como un papel presionado por todos sus frentes.

Un segundo de oscuridad absoluta. De pronto estoy tirado en el suelo, la frente me palpita y el interior de la bolsa llueve desde el cielo junto con un rocío de astillas.

Un sombrero de ala ancha gris y su cinta azul que iban a lucir sus cabellos por las calles de Charouse. La camisa con cuello de encaje de valona para iban a hacer nuevos y buenos amigos en su exilio. El jubón de motivos azul marino a juego hecho de piel que iban a darle calor en el invierno que se aproximaba. Los guantes de gruesa piel y la capa de embozo para resistir y volver a golpear un día más desde las sombras.

Estoy en el suelo y no puedo respirar. Héctor me llama a gritos, Doña Asunción pide auxilio en el exterior. Dicen que la balaustrada de mi planta ha cedido a mi peso y he caído por el hueco. Pero lo que más me duele no es la caída...sino que no sé si me volveré a levantar. Yo soy la sombra. La sombra de una luz que siempre me ha fortalecido. 

Me asfixio hasta ahogarme.

¿Qué es un criado sin su señor? ¿Qué es un Sancho sin su Quijote? Yo era el complemento perfecto para el vestido que ella llevaba.

Y ya no está. 

Me ahogo hasta casi morir. 

Y me devuelven la vida. Lo hace el hombre de la barba pelirroja, que me mira desde el mundo de los vivos. De pronto puedo volver a respirar. Me mira. Me pregunta si estoy bien, que he caído desde muy alto. Que si estoy bien. 

-¿Quién te persigue?- es lo único que alcanzo a preguntarle.

El hombre mayor me mira y se cubre con los harapos y finalmente responde.

-La Inquisición.

-Ayúdame a levantarme.

Me levanto a pesar de las advertencias de Doña Asunción y Héctor. Le pido a mi nuevo amigo que me ayude a salir de allí. Al ver que no van a hacerme recapacitar, Héctor recoge la ropa del suelo y me la vuelve a ordenar en la bolsa. Pasó por la calle llena de mendigos y les regalo uno a uno el sombrero, camisa, jubón, calzones, botas, guantes y capas que iban a estar destinados a mi signora. 

Si ya no los va a necesitar, ella querría que la vistiera alguien.

El barbudo de casa que me mira sin entender el giro de acontecimientos.

-Te ayudaré a salir de la ciudad. 

-¿Haríais eso?- me pregunta escéptico.

-Yo no. Pero sé que es la voluntad de mi signora.

-¿Y puedo saber quién es mi benefactora?- preguntó 

-Marina Oliván de Santa Elena.

-Decidle a vuestra señora que mil gracias- me dice con una gratitud que me apuñala las costuras.

-Tened presente ese nombre. Y decidle a todos los que estén en tu situación, que tienen un amigo en la 7 de la Calle del Panecillo.

No sé qué estoy haciendo. No es típico de mi. Me da igual lo que ponga esa carta. He viajado lo suficiente a su lado para darme cuenta de que la mala suerte no existe, sino la mala voluntad. Sé que ellos han tenido algo que ver. Esos figlios di putana. Sé que el Sumo Inquisidor está detrás de todo esto.

Yo le servía a ella. Ella le servía al mundo. Entonces yo ahora debo servirle a todos...

Y aunque solo sé de moda y de cocina, coseré estas gentes, remendaré las injusticias que pueda y plancharé toda arruga en el tejido de San Cristóbal.

Lo haré como ella y por ella.

Aunque sea a mi manera.
___________________________________________________________________
Beatriz Oliván, el Muelas y su esposa; y Francesco al enterarse de la muerte de Marina Oliván. Junio de 1671. Villa de Santa Elena, Santiago y San Cristóbal respectivamente. Castilla.

lunes, 31 de octubre de 2016

La verdadera resistencia

Entre los bandoleros del Salobral no había figura más misteriosa que la de su líder, aquél que llamaban de una forma simplista el Salteador de Caminos. Todos habían oído hablar de él y sabían de sus hazañas: carruajes prisión de la Inquisición asaltados y vaciados, almacenes propiedad de eclesiásticos opulentos saqueados para los proscritos, ejecuciones injustas interrumpidas... Algunos de sus hombres fueron reclutados a las filas de su resistencia rescatados o alimentados por él.

Y quizás por eso era que todos se decepcionaban cuando lo veían cara a cara por primera vez. Flacucho, pálido, con un peinado alborotado y el lago de sus ojos drenado por un sumidero que llevaba a un pozo oscuro. Sonreía, pero la mirada no le acompañaba con la sonrisa.

No era un bandolero o un rebelde al uso. Seguramente había sido un joven apuesto y con cierto poder adquisitivo. Vestía una casaca que se deshilachaba hacia los bordes, como un espantapájaros Gustaba de beber brandy a solas por la noche y a hacer movimientos de ajedrez consigo mismo. Cuando alguien se ofrecía a jugar con él, siempre sonreía y negaba: "esto no es un juego, es un ejercicio que solo yo debo llevar a cabo". Se refugiaba todas las noches en los cimientos de una capilla cuyas paredes habían sido derruidas hacía mucho tiempo. Él fingía estar en soledad, pero todos veían su melancolía y cómo ahogaba su misterioso dolor en trabajo e incesante reflexión, siempre acompañado por un vaso de mal brandy y el tablero maniqueo siempre en tablas.

Con el tiempo el nombre de El Salteador de Caminos se quedó para los ignorantes. Pronto empezaron a llamarlo de maneras extravagantes entre los suyos. Entre los más vagos estaban el Señor de los Proscritos o el Rey de los Ladrones. Pero entre los poetas o los más profundos, le llamaban El Hombre Deshilachado (algunos decían que por sus ropajes y otros por su alma), el Caballero de la Triste Figura o el que más gracia empezó a hacerles a todos, sobre todo a los cómicos del campamento: Pierrot

Un hombre que se muestra alegre y enérgico como un payaso, que sabe cuándo es el momento de la máscara y cuando no, que llora las noches en soledad con la luna como testigo por un amor que es inalcanzable. Su piel pálida de tanto mirar la luna, su máscara desdibujada, su sonrisa desacompasada con la mirada triste...

Aunque todos veían lo que hacía por las noches, nunca pudieron penetrar en la intimidad de su mente. Algunos ni sospechaban que su verdadero nombre era Alonso Lara y había sido noble de Castilla.


Pero lo que nadie supo jamás, es que entre planos, movimientos de ajedrez y sorbos de alcohol se movía otro juego mental que se libraba en su mente. Un juego mucho más peligroso.

Una pistola cargada junto al tablero.

Todos los días reflexionaba sobre su vida y sobre si merecía la pena. Los dos primeros días llegó a apuntarse a la cabeza pero nunca llegó a creer que lo hiciera. La margarita azul que descansaba al otro lado del tablero le pedía que "siguiera creyendo" y que "no cambiara".

Por ella. Por su memoria. Por lo que había luchado y muerto.

Todos sabían que su líder amaba algo que nunca tocaría. Hablaban de su antigua vida, sus rentas, su familia, la vida pasada, la vida mejor.  Muchos lloraban o gritaban de ira por lo que habían perdido, él simplemente miraba a la luna con una pistola a un lado y una margarita azul al otro. Algunos se preguntaban qué demonios le hacía estar tan triste en soledad y tan enérgico ante los demás.

"Nunca le corresponderá la que él quiere, está más lejos que la misma luna", se repetía en las noches de luna.

Pero hubo un día que fue diferente. Hubo un día en que Pierrot no era consciente de que su luna le observaba y su corazón latía junto al suyo.


Marina Oliván de Santa Elena había vuelto.

No podía decir nada sin que fuera peligroso. Tres vidas estaban en juego si daba un mal paso y los traidores abundaban hoy día.


Si había una verdadera Resistencia en toda aquella causa, era la que impedía Alonso rendirse y la que impedía a Marina reprimir sus ganas de abrazarlo y gritarle al cielo que estaba viva.


Para así luchar un día más.

__________________________________________________________________

Refugio secreto de la Registencia contra el reino de terror del Inquisidor Lucius Varela. Finales de octubre de 1671. Bosques entre el Salobral y Villanueva de los Peregrinos. Ducado de Aldana. Reino de Castilla.

jueves, 14 de julio de 2016

Como pez fuera del agua

El montón de informes cayó sobre la mesa con todo el peso de los problemas que entrañaban en su interior. Una ola de polvo invadió el salón estratégico de la capitanía general de los ejércitos de Lyon, haciendo que por un momento todos los oficiales presentes quisieran rascarse o estornudar. Tras dejar en la mesa los informes,  el Coronel Mayor se retiró junto a los suyos sin darle la espalda a su superior. Con cierta disciplina militar, coroneles, capitanes y otros oficiales del ejército asediaban pacientes -aunque con algo de ansia- el escritorio, en espera de ver las reacciones del General al leer los informes. En esos papeles se encontraban escritos por la mano de docenas de oficiales del ejército el resumen del estado del ejército, económica y logísticamente.


De momento, el general Louis Dupont, uno de los mayores líderes de la causa de Lyon, miraba por la pétrea ventana del fuerte que asomaba al impresionante Río del Comercio. Suspiró largamente un hilo de aire hasta que se deshinchó, dejándole los hombros convertidos en una montaña de contracturas que le generaba el constante esfuerzo y el estrés. Le habían fastidiado su momento de descanso, y había cogido la buena costumbre de almorzar y cenar en solitario en las murallas del fuerte fluvial de Collioure. No había sido nunca de mar y aborrecía la Armada, pero por alguna razón ver las velas de los navíos desde las alturas le relajaba. A veces fantaseaba con que podía controlar la travesía de las naves, como si pudiera jugar a barquitos de papel en busca de cruzar un gran charco.

-Mon General- dijo entre toses disimuladas el Coronel Mayor.

Louis Dupont se giró solemne y se sentó en el escritorio del salón estratégico. No se vio impresionado por la gran cantidad de informes, pero sí contuvo una maldición que acabo explotando en una habitación privada de su mente, donde quizás guardaba imágenes de su niñez o un grato recuerdo del pasado.

-Informen oficiales. Iré contrastando lo que me vayan contando mientras leo los documentos.

El Coronel Mayor agitó su bigote nervioso y dio un paso al frente.

-Oui, mon General. El regimiento de artillería situado al este del frente ha sido víctima de un sabotaje. Los cañones han sido saboteados mediante clavos bien introducidos en el fogón de las piezas.

-¿Cuantas piezas?

-Al menos veinte piezas de artillería de doce libras.

El general volvió a suspirar y un tirón en la cervical le dijo que se apresurara.

-Envíen esas piezas a la fundición de cañones, quiero esos fogones reparados cuanto antes. Máxima prioridad, no quiero que nos visiten los ejércitos del Rey Pastor y nos pillen sin veinte cañones.

Los coroneles y capitanes se miraron en silencio. El coronel mayor retomó la palabra.

-Mon General, los ejes de los carruajes también han sido saboteados. Han destruido el tren de bagaje y los carruajes de las cureñas también.

Louis se quitó los guantes de caballería y se apretó los ojos.

-Esta bien. Parece que nuestro espía había hecho un mejor trabajo de lo que me habían dando a entender. Despliegue los cañones como si funcionaran, quizás así piensen que los hemos reparado. Recen a la fortuna para que se lo crean. Tendremos que recibir las provisiones desde Barcino

-Me temo, mon general, que en Barcino hay una fuerte crisis interna de política. En la capital se está sufriendo la deserción de varios nobles solaristas. Muchos están huyendo viendo los destinos de Alfonso Galán y Florian du Toille. Los solaristas se sienten engañados y los que no huyen...los que no huyen están presentando una moción de censura contra su liderazgo en el gobierno de Barcino. Sospechan que les han engañado y temen que esta causa iniciada en recolocar al Rey Sol en el trono no sea más que una conspiración suya para colocarse usted en el trono. La disputa es grande al igual que la deserción. Algunos nobles en Barcino dicen que incluso le apoyarían con tal de que devuelva la gloria a Montaigne.

Louis Dupont observó atónito por debajo de unas cejas sorprendidas.

-¿Yo? ¿Empereur du Montaigne? No, no, no, no, no, ¿de dónde se sacan estas...? no...no, eso no puede...no, sería un poco...no, no... que no.

-En cualquier caso, los lyonenses deberían saber por quién están luchando en el trono para resolver estas disputas internas para que puedan concentrarse en enviarnos enseres y víveres. La gente es reacia a luchar si no saben para quién es.

-Me da igual lo que estén discutiendo. ¡Los ejércitos del General Leveque están bajando desde la mismísima Charouse para expulsarnos al otro lado del Río! ¡Si no quieren tenerme allí de vuelta masacrando a todos esos traidores ya me pueden estar enviando tropas y víveres!

-Oui, Mon General. Ahora mismo mandaré un mensajero.

-Bien. Déjenme los datos de la intendencia y los informes de desgaste. Si no hay nada más de importancia pueden descansar.

Los oficiales volvieron a mirarse. El coronel mayor dio un paso al frente.

-Mon General. Quizás debería...también interesarse por...

Louis Dupont miró por encima de los informes, paciente pero con la mandíbula batiente dejó terminar a su oficial.

-También tenemos un informe sobre la moral de los hombres.

-¿La moral...de los hombres?

-Oui, mon general. Imaginamos que le interesaría saber la felicidad de sus soldados.

Louis Dupont se vio desarmado y atacado por la espalda. Ni se lo había planteado, sus hombres eran los mejores y expertos soldados que habían participado durante cuatro años en la invasión a Castilla. Ni se cuestionaba si eran felices...eran soldados.

-Sí...adelante.

-La moral está decayendo como el plomo en el agua. Las provisiones no llegan. Hay rumores sobre gente que deserta del ejército con éxito y cruzan hacia la zona de Montaigne para volver a casa. Y lo peor, saben que el ejército comandado por el mismísimo General Leveque viene hacia el sur y probablemente se dirija hacia Collioure.

-Sí, eso dicen mis espías. Pero no es más que una interpretación Vienen al sur, sin más.

-Nuestros hombres están desanimados. No pueden combatir así. Muchos han desertado y no han recibido castigo y...tememos deserciones en masa. Sospechamos de la caballería de Toille y de los regimientos castellanos en general.

Louis se reclino hacia atrás en la butaca.

-¿Y qué quieren que haga?

Los oficiales volvieron a mirarse. El Coronel Mayor volvió a tomar palabra.

-Hemos considerado...que...su presencia entre los hombres...usted...

-Suéltelo ya.

-Creemos que si se presenta entre los hombres relajado y confiado pensarán que todo está bien. Si el general se encuentra entre los soldados sabrán que estamos seguros, animados y con más posibilidades de las que creemos. Se sentirán tranquilos y eficientes.

El General se levantó bruscamente y les dio la espalda para mirar el río.

-¿Qué? ¿Mezclarme con los rasos?

-Oui, Mon General.

-¡¿Y hacer exactamente qué?!

-Pues...divertirse.

-¿Divertirme? Oficial, ¿usted me está diciendo que baje allí y me emborrache con los soldados para que vean que estoy tranquilo y todo va bien?

-Bueno...si me lo permite, mon general, no tiene por qué emborracharse.

-¿Sabe lo falso que puede quedar? No soy un actor de pacotilla. -un tirón en la cervical le punzó dolorosamente-  ¿Y si se dan cuenta?  Puede ser peor el miedo que puede provocar el pésimo intento de un jefe por aparentar que todo está bien que mantener el status y la disciplina.

-Es suya la decisión.

Louis miró por la ventana y vio los muelles del fuerte fluvial. Los hombres estaban ociosos y algunos miraban ansiosos si llegaba del oeste las provisiones de Barcino. No debían tardar en llegar los materiales, estaban bien comunicados y su plan logístico era bueno. Pero...con todas esas deserciones.

-Ya...pensaré en algo.

_______________________________________________________________

La noche cayó en el fuerte fluvial de Collioure y los que estaban de permiso aprovecharon como siempre en bajar a los muelles para reunirse. Aunque estaba vigente un decreto contra el alcohol incluso estando de descanso -el General Louis Dupont había puesto a su ejército en máxima seguridad-, algunos hombres aprovechaban la cubierta que daban las naves fondeadas para echar un trago y...a veces, bailar.

Una peculiaridad de los ejércitos de Lyon era que muchos de ellos eran castellanos. Muchos se alistaban porque no tenían recursos, otros por el gusto vengativo de invadir Montaigne y otros porque profesaban los ideales políticos de Montaigne. De su tierra se habían traído su espíritu alegre y por supuesto, también su cultura.

Sobre un bergantín se montaban ciertas reuniones donde los castellanos jugaban a naipes, fumaban y bebían clandestinamente. Lo único que no hacían discretamente eran cantar las bulerías de su tierra allá por el sur de la provincia de Torres y Zepeda.

Un hombre bajito, de bigote espeso como una selva negra y brazos fuertes y velludos, bailaba con una soldado de pelo frondoso y castaño y aros enormes en las orejas -algo totalmente antirreglamentario en el ejército-, que se había arremangado los pantalones y la camisa para poder clavar sus talones en la madera al ritmo de la soleá. El hombre giraba alrededor de la mujer como la luna corteja a la tierra a la calidez de un sol que canta alegrías y "quejíos".

Entre esos dimes y diretes, quejíos y "oles" los castellanos se entretenían y apagaban la morriña que sentían al estar relativamente lejos de sus hogares. Los bailarines cerraron el baile clavando talones uno al lado del otro mientras el resto vitoreaban su gracia y otros comentaban sobre la guerra y sus familias.

Mateo, el bailarín, se acercó donde se encontraba la camarilla de músicos y le ofrecieron un chupito de anís.

-Increíble Facundo, tres bailes seguidos llevo y ni un grito escandaloso del General desde las murallas. Puede que sea el festejo más largo que hemos podido echar desde que nos destinaron a Collioure.

El tal Facundo, regordete y afable, se lavaba los callosos dedos mientras le daba la guitarra a un mochilero.

-Ya lo ves. Y mira que siendo montaignense yo pensaba que hoy hasta bajaba con mosquetes y bayonetas a aguarnos la fiesta.

Mateo bebió de un trago.

-Quizás tiene miedo por todos los que están desertando. He oído que un oficial de la Marina preso se ha salido de rositas de aquí después de haber desertado y que a Portier lo van a juzgar por vender información de nuestra situación a Montaigne...quizás sea lo mejor largarse de aquí. Esto hace aguas...quién sabe, lo mismo el General se ha quitado de en medio.

Carmina, la bailarina apareció entre ellos.

-No me seáis. El general estará fuera y ya está. Nosotros no formemos mucho follón y podremos seguir festejando estando de...

De pronto se hizo el silencio en mitad de la cubierta. Todo el mundo corría como loco para colocarse en línea y cuadrado cuando se escuchó:

-¡General en cubierta!

Louis Dupont subió en camisa y pantalones de monta de caballería, de paisano, mientras observaba de derecha a izquierda una y otra vez el pánico reinante. Todos seguían corrieron -Louis incluso creyó ver que alguien tiraba una botella de anís por la borda- y el tal Facundo se puso el sombrero de ala ancha, y se colocó frente a él con el saludo militar y un grito en los labios:

-¡MI GENERAL! Digo...¡Mon general!

Todos miraban al General. De pronto, y de forma muy perturbadoramente sospechosa, a Louis se le vislumbró un tembloroso, pequeño y diminuto amago de la promesa de una sonrisa en la comisura derecha de su labio. Eso escandalizó a los soldados.

-Descansen soldados. Continúen con el festejo.

Todos se miraron. Nadie se movió. Facundo le habló como solían decir, en petit comité.

-¿General? ¿Es una trampa? Mi teniente no me ha comunicado nada y...

-No, sargento, coja su guitarra y continúen. Considérelo una orden.

Facundo el sargento se giró al resto, que estaban más rectos que una vela.

-Ya...¡ya lo habéis oído!

La música se reanudó, sonaba un rasgeo de acordes muy tímido y de ambiente. Los hombres cambiaron sus juegos de cartas y lo cambiaron por afilar espadas, limpiar mosquetes y asegurar cabos. El general se sentó algo aislado, observándolos como si observara una manada de ciervos que no quiere espantar, mientras que los castellanos lo observaban a él ojipláticos sin ningún tipo de disimulo, como si fuera a hacer algún truco en cualquier momento. Se miraban mutuamente como algo alienígeno.

Un comentario anónimo rompió la tensa atmósfera.

"Por Theus...deben ir muy mal las cosas para que el General haya bajado hasta aquí de buenas..."

Y entonces ocurrió. El ambiente cayó como plomo en el agua.

La moral se ahogaba.

Louis Dupont se levantó lentamente y decidió hacer lo que Marina Oliván habría hecho si ella hubiera tenido su imagen como en la batalla de Fendes y que le había valido para ganarse el respeto de muchos de sus hombres al grito ferviente de "mon general".

Se hubiera sacrificado y expuesto al peligro por sus hombres.

Lo odiaba y le parecía innecesariamente estúpido, destruía la cadena de mando y la efectividad de la moral del grupo ver a los oficiales peligrando su integridad de forma innecesariamente tonta. Pero ahora la moral de sus hombres dependía de eso.

Decidió arrancarse a bailar.

Torpe, tímido y dando un espectáculo ridículo ante una guitarra que no se ofrecía a arrancar un baile. La gente intentó no reírse y algunos se vieron presas de une vergüenza ajena terrible.

Carmina se acercó a Mateo.

-¿Qué está pasando?

-No tengo ni idea. Creo que el General quiere asimilar nuestras costumbres de soldados.

-¿Tú crees?

-No sé....después de todo la política de Lyon es la unión de los castellanos y montaignenses en las tierras de Torres, ¿no?

-Sí bueno, pero...esto es...

-Lamentable.

-Sí. ¿Qué se le estará pasando por la cabeza?

-Solo Theus lo sabe.


El espectáculo era lamentable sí, pero tenía un toque ridículamente afable.

El General no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Pisaba el suelo en busca de encontrar un ritmo acorde al rasgueo simple de la guitarra y a veces lo mezclaba con bailes típicos de los salones burgueses de Montaigne.

Carmina corrió hacia Facundo, que tocaba casi ausente acordes que automáticamente formaban armonías simples pero efectivas.

-Facundo, arráncate una soleá.

Él guitarrista la miró.

-Tú sabrás.

El tempo se aceleró aunque era lento y pesado. Mateo miró a Carmina y a Facundo y luego miró al general. La gente se sintió extraña al sonar la bulería.

Mateo gritó:

-¡Ole!

De pronto una voz de entre los soldados daba letra a la música y algunas palmas se arrancaban.

El espectáculo del general poco a poco se iba dignificando, aunque seguía siendo totalmente imperfecto, torpe y carente de seguridad.

Mateo se arrancó también a bailar con otro más, y los soldados se fueron animando. El espectáculo del General empezó a camuflarse hasta convertirse en un pescado fuera del agua en un banco de peces enorme.

De pronto casi todo el navío volvía a la normalidad de su pequeña fiesta.

Mateo se lo llevó junto a la camarilla  entre la multitud y fue absorbido por los alegres castellanos, que se encontraban más animados al no tener que esconderse del General. Carmina se arrancó a cantar mientras el resto jaleaba y palmaba a contratiempo en diferentes ritmos.

El General respiraba aliviado, lo estaban integrando en su grupo y la cosa se relajaba. La moral volvía a estar en su sitio o puede que más arriba, habían admirado lo que el General había pretendido hacer -por supuesto, habría muchísimas bromas al respecto en el futuro-. La gente palmeaba con respeto al General y le ofrecían un zumo de uva -aunque seguía sospechando que había alcohol por ahí-.

"Quizás la señorita Oliván debería estar aquí, tiene un pedacito de su tierra fuera de Castilla en este lugar."

Louis Dupont terminó su trago y pensó dónde, vitoreado por "oles" y mucho jaleo.

Eran ciertamente escandalosos y brutos, a Louis seguía sin agradarle los castellanos. Aunque los métodos de la señorita Oliván le habían valido para esta pequeña crisis.

Bueno, Quizás algunos castellanos merecían la pena.









Pero solo algunos.
______________________________________________________________

El General Louis Dupont semanas después de la marcha de Marina Oliván hacia Charouse tras ser dada por muerta tras una conspiración de la Inquisición. Principios de julio de 1671. Cuartel general de Lyon en el Fuerte Fluvial de Collioure, provincia de Pourisse, Montaigne.

martes, 7 de junio de 2016

La hora del dolor (I)

El juicio se había dado por concluido, pero el eco que había provocado aún gritaba las injusticia de la sentencia por todos los rincones. Un grito afónico que vibraba en el pecho de los rebeldes, pero que ninguno se atrevió ni a  decir en voz alta, ni a murmurar...ni siquiera a pensar.

No con la Inquisición allí.

Marina Oliván entró en la antesala, proveniente de la sala del trono con las manos engrilletadas a la espalda. El silencio se hizo y la guerrillera pasó entre la nobleza en una procesión incómoda. Una vez los portones la hicieron desaparecer, la normalidad reinó cuando la Guardia Tudesca se la llevó de nuevo a prisión para que pasara una última noche en su patria: Castilla.

Alonso Lara, el ingenioso barón de Santa Elena, esquivaba cortesanos, nobles y clérigos por igual. Buscaba a don Andrés Bejarano, conde de Aldana, y lo encontró apartado, apoyado junto a la pared que daba a los salones de juegos de la realeza. El aspecto del conde era desalentador, el perfecto recogido que solía llevar se le había escapado por ambas sienes y le enmarcaba el rostro. Justo como la situación que acababa de vivir. El barón apretó los puños y con mano firme tomó el hombro del noble, que seguía con la mirada ausente.

-Don Andrés, tenéis que convencer al tribunal de que todo esto es una locura. Aún pueden echar atrás la sentencia si apelamos.

Aldana lo miró con ojos brillantes por la fiebre que le había contagiado la injusticia de la corte. Contestó con un hilo de voz que Alonso casi ni escuchó por el gentío excitado de la corte:

-No hay más que yo pueda hacer. He cuestionado abiertamente al tribunal al que pertenezco, y lo que es peor, a la Iglesia y a la Inquisición.

-¡Claro que podemos! Podéis solicitar una moción de censura ¡La Inquisición ni siquiera debería estar aquí si es la justicia del rey la que...!

La mano de Aldana se posó firme sobre la del barón y le encaró sin rastro de su característica sonrisa.

Hacía mucho que Aldana no sonreía.

-Escuchad. Nos hemos expuesto a un gran peligro firmando nuestro apoyo hacia Marina. La ausencia del rey, el miedo que ha provocado Leandro con los hechiceros radicales y los asaltos de los Bernoullis y Lyon han provocado que la Inquisición tenga un poder que va más allá de lo corriente. Tienen un papel con nuestros nombres alagando los irregulares servicios que Marina Oliván ha llevado a cabo hacia esta corona, y ahora la consideran poco menos que una criminal. La hora de la diplomacia ha acabado.

Alonso apartó violentamente el brazo de Aldana.

-No estaréis hablando en serio, señor.

-Por supuesto que sí. Hay que adoptar otra estrategia, ellos buscan un enfrentamiento frontal.

-No podéis pretender que esta injusticia se lleve a cabo. Marina es una temeraria y puede que se lo haya jugado todo a una carta, pero no ha puesto en peligro a nadie y mucho menos al país.
¡Precisamente eso era lo que se proponía!

-Lo sé, y por todos los demonios, creedme cuando os digo que yo soy favorable a esos subterfugios.
Yo he aplaudido todas sus actuaciones a escondidas del rey para ayudar a este país. Pero es lo que ha decidido el reino.

-¡¿El reino?! ¡Querréis decir los enemigos personales de Marina! No se trata de justicia, esto es una venganza. Todo esto es cosa del Sumo Inquisidor...

-Callad, por Theus. Están entrando y no es conveniente aludirles, aprovecharán cualquier provocación.

La marea roja de los cardenales castellanos se desangraba por los portones de la sala del trono, dirección a la antesala real, donde les esperaba el resto de la corte. El púrpura de los obispos coreaban todo el corro de cortesanos y el negro inquisitorial dejó un aire rancio en el ambiente.
Alonso los vio venir y no pudo reprimir una arcada.

-Así ha dejado la Iglesia a la Justicia del Rey. Desangrada por los cardenales, amoratada por los obispos y gangrenada por la Inquisición.

-Callad, por Theus...-susurró Aldana implorante, mientras observaba acercarse a los monásticos.

El clero y la nobleza se daban la mano, se felicitaban por el trabajo y se daban palmadas aprobatorias en la espalda. El Concilio de la Razón, una vez más, había solventado un problema y puesto en cintura a todo el que pretendía estar por encima de los poderes de la Corona y la Iglesia. Muchos de la corte no interesaban de debatir la sentencia. Muchos oficiales del ejército la aprobaban y otros nobles pensaban que era lo justo. Por supuesto, de los que pensaban que todo había sido exagerado no se sabía nada. Lucius Varela, una figura decrépita con el hábito de Sumo Inquisidor, se había acercado a Aldana casi levitando sin poder casi disimular su sosiego por la sentencia.

-Gracias al hacedor, Aldana, aún os encontráis en la corte. Temía que después de vuestro arrebato hubierais cumplido vuestra amenaza de abandonar la corte.

-Espero no decepcionaros, eminencia.

-Oh, no. Me alegro de que sigamos en el mismo barco.

-Aunque sea un barco que hace aguas.

-Sigue disconforme, por lo que veo.  Y vos, barón, ¿qué opináis de todo este asunto?

Alonso fingía no estar en la conversación, pero entró rápido tras la pregunta y se colocó junto a Aldana. Sabía que casi todos los presentes habían oído cómo se ofrecía partir al destierro con Marina y habían visto su firma apoyando a la espadachina. Sería absurdo mentir al inquisidor ahora.

- Creo que una sentencia de ese calibre no se cicatriza así como así.

-¿De ese calibre? ¿Considera que ha sido excesivo?

-Marina ha salvado incontables vidas de soldados castellanos.

-Pero la corte no lo ve así. Consideran que se ha sobrepasado en unas funciones y responsabilidades que no tiene y que ha actuado a espaldas del reino. Nos ha puesto en peligro a todos.

-Nos ha salvado. ¿No cree que merece otro tipo de sentencia?

-¿Acaso está disgustado con la justicia impartida por el Concilio de la Razón, excelencia?

El barón abrió la boca dispuesto a morder la manzana envenenada, pero la auxiliadora mano de Aldana se aferró a la suya a sus espaldas. El barón apretó con fuerza. El Sumo Inquisidor esperaba la mordida, pero no llegó.

-Después de todo- continuó Lucius- decían que vuesas mercedes tenían un romance ¿no? Es normal que los sentimientos mundanos nos nublen la realidad.

Alonso mordió el aire y el corbatín de su cuello comenzó a asfixiarlo mientras seguía apretando la oculta mano que le ofrecía Aldana. Agachó la cabeza a modo de saludo y despedida, a la que el inquisidor respondió con una arrugada sonrisa de satisfacción. Lucius acabó por aceptar la invitación de despedida no sin antes hacer que sus contertulios besaran su anillo clerical.

-Me temo que debo excusarme. La paz sea con ustedes.

Alonso y Aldana observaron cómo el Sumo Inquisidor desaparecía con un séquito de nobles piadosos y clérigos fanáticos. Cuando desaparecieron, Alonso soltó la mano de Aldana no tardó en retomar la conversación privada.

-Si no es la hora de la diplomacia, ¿de qué es hora, don Andrés?

Aldana sacó su mano del escondite de su espalda y la adelantó. Lloraba hilos de sangre que corrían hacia las mangas de su camisa.

-Es la hora de resistir, excelencia. La hora del dolor.
_______________________________________

Lucius Varela seguía sonriendo. Terminó de recibir las últimas despedidas de nobles y monásticos antes de partir al Palacio de Justicia Inquisitorial. Saludó con una inclinación leve a los guardias de la puerta y a los monseñores, que lo reverenciaron a su paso. Finalmente llegó al despacho XII. Pulcramente ordenado y repleto de obras de artes dedicadas a los grandes mártires y santos. Estatuas, bustos, pinturas, lienzos...Había llegado a su capilla personal y el olor a incienso invadía la atmósfera. Sus Guardianes de la Fe entraron en su despacho.

Debía estar contento.No solo no habían encontrado una bruja, sino que además, la tecnología prohibida que había usado Marina Oliván para la batalla contra el ejército mercenario de los Bernoulli no era peligroso. Al menos no tanto como una reliquia Syrne. La justicia del rey se encargaría.

Cerró la puerta.

Su sonrisa desapareció.

Un gruñido de rabia trepó por su garganta y la articulación estrangulada de un animal cruzó el silencio. Sus manos decrépitas tiraron todos los documentos y materiales del escritorio de caoba.  Se abalanzó sobre el busto de Santo Domingo, despedazandolo en el suelo en varios pedazos. Sus uñas arañaron el rostro del cuadro de Santiago y despedazó el marco golpeándolo contra el suelo. En su ira tropezó contra la mesa y su rodilla se estrelló contra sus patas. Arrancó las cortinas de sus anillas y las rasgó...

-¡Idiotas! ¡Idiotas! ¡Teníais que conseguir su cabeza! ¡Quería su cabeza en mi mesa! ¡Ni todas las tretas del mundo han podido conseguirnos su cabeza! ¡Inútiles! ¡Inútiles!

Un Guardián de la Fe se atrevió a hablar.

-Pero...eminencia. Al menos la han desterrado.

Lucius lo observó iracundo.

-¡Idiotas!

Otros dos Guardianes se llevaron al que había hablado por la fuerza. El sumo Inquisidor daba vueltas por la sala como un animal enjaulado.

-De un destierro se puede volver. No es suficiente...no es la jugada que esperaba. Lilith.

Una Guardiana de la Fe dio un paso al frente.

-Encárgate de esto - le agarró de la cara con su mano esquelética y sus ojos hundidos y vacuos amenazaron los de ella- No fracases...

-No se preocupes, eminencia. De un destierro se puede volver, del Abismo no. La hora del dolor ha llegado.

________________________________________________________________
Antecámara de la Sala de los Leones (trono real de Castilla) y despacho número XII del Palacio de Justicia Inquisitorial. Principios de junio de 1671. San Cristobal, provincia de Aldana, Castilla.

domingo, 7 de febrero de 2016

La lucha de estar vivo


-No me gusta nada de lo que pretendéis, Luois.

Louis Dupont, general y abanderado de la causa de Lyon en la Guerra Civil de Montaigne, flotaba inmóvil entre la blanca niebla del cementerio de Almudena, en las afueras de San Cristóbal. Su mirada dura apuñalaba la piedra de una lápida y sus dedos recorrían ausente cada una de las letras del relieve de la piedra funeraria más galardonada del parque fúnebre.


"Aquí se halla los restos mortales del General Montoya, Maestre de Campo del sur de Zepeda. Muerto en honorable combate en la defensa de San Teodoro. Descansa en paz y en el seno de los Profetas. Los tiranos montaignenses te arrebataron la vida, pero nunca te arrebatarán la gloria. Rezan por ti tu esposa y tus hijas."


Luois descargó su cuello con un suspiro de alfiler. Despertó de su ensimismamiento y posó la mirada en la única presencia viva en la desolada necrópolis. Noble, diplomático, caballerizo del rey, marinero y algo aventurero.

-Vos no sabéis nada... solo sois un vividor ajeno a lo que es luchar en una guerra. Sí, os he estado observando...en Santiago, en la boda de mi hermana...y también he oído de vos. El ingenioso barón de Santa Elena, os llaman. No me impresionáis. No sois más que un simple charlatán, un engreído. Sois uno de esos jóvenes que piensa que va a vivir para siempre y que creen que la suerte van a estar siempre de su parte. Tened cuidado, si la vida es justa, recibiréis un terrible golpe algún día que no veréis venir...

Alonso se encontraba cerca de la tumba del General Montoya, echado sobre un mausoleo muy discreto dónde habían depositado los restos de muchísimos fusilados a lo largo de la guerra y que nadie había reclamado sus cuerpos, ni se sabía quienes eran. Jugaba distraidamente con una calavera, que le devolvía la mirada vacía y se reía de la desdicha de los dos únicos vivos. Pensó en su padre fallecido, recordó que estuvo a punto de fallecer en la batalla de San Juan, las barricadas de Santiago, el puente de San Elíseo, la prisión en Stronghold y todas las veces que estuvo apunto de morir...Los recuerdos se le derramaron de la boca dibujándole una sonrisa triste, y en la curva de sus labios acunó todos esos recuerdos que le habían llevado hasta Marina Oliván.

-Entonces quizás sepáis que no me interesa lo más mínimo lo que la gente piense de mi. Me interesa más lo que yo he oído de vos. Y lo que he oído es suficiente. Habéis exigido a Julius sacarle a la fuerza a Marina una información. No me gusta nada de lo que pretendéis. Ella acaba de salvaros la vida.

Louis reprimió un escupitajo al suelo, pero mantuvo los modales por ser terreno sacrosanto. Sin embargo, la bilis se le quedó amarga en la ardiente garganta.

-Ella no es inocente. Ella esconde información de quién mató a mi padre, la información de quién fue el carnicero que deformó el cuerpo de uno de los mariscales más grandes del Imperio.

-Y estarías dispuesto a hacerle daño a ella. 

Él se apoyó con las dos manos sobre la lápida y se arrodilló con dificultad. El uniforme estaba aún mojado y solo le quedaba la camisola, el calzón de lana y las botas de montar. Su rostro de cabellos desordenados se enfrentaba a la fría piedra mortuaria, que le entregaba frialdad a cambio del calor de su cuerpo exhausto.

-Ella podría resolverlo no ocultándome el secreto. No puedo evitarlo...Es como un picor desde el interior. No puedo más. Siento dolor, un dolor insoportable. Es mi padre arañando las paredes desde mis entrañas, intentando abrirse desde mi pecho y liberarse. 

-¿Y hacerle daño a ella le devolvería honor a tu padre? No puedo tolerar que sigas continuando ésta espiral de violencia, y menos aún contra alguien que ha derramado toda su sangre inocente hasta la última gota por salvar a gente como vos.

-¿Como yo? ¿Qué queréis decir con gente como yo?

-Intentáis restaurar sin honor el honor de un hombre que nunca tuvo la dicha de sentir esa gloria.

Louis atravesó la niebla como un espectro deshaciendo la fría mortaja de humo y se abalanzó sobre el barón. Los puñetazos volaban de arriba a abajo sin atinar bien y el barón se escurrió tropezando entre las tibias de los caídos anónimos de la tumba común. El capitán se colocó sobre el noble y le acercó a pulso el torso agarrando su casaca por las solapas. 

-¡Eso fue lo que me dijo ella! ¡Hablas como ella! ¿Os ha pedido que me digáis esto? ¿creéis que no es difícil para mí? Yo no quiero hacerle daño. Solo...solo quiero que acabe con ésto.

El barón atizó el rostro del capitán de caballería armado con la calavera. El dolor, el cansancio y la fatiga emocional hizo que el apresador soltara al cortesano y éste cayera en un mar de tibias y costillas. Alonso mantuvo el cráneo y comenzó a respirar trabajosamente.

Los dos enfrentados inhalaban muerte y espiraban el calor de una lucha encarnizada a la  niebla. Alonso intentaba recuperar fuerzas, estaba herido después de cabalgar por el campamento de un territorio hostil en la batalla de Tamis. Se centraba mirando la calavera del soldado anónimo y la puso frente a frente. Sus frentes se juntaron y por un segundo Alonso creyó que el macabro rostro le susurraba lo que debía decir. 

-¿Sabes quién mató a vuestro padre?

-¿Cómo? ¿Ella os lo contó? ¡Vos lo sabéis!- Luois se levantó y nadó a través de la fría niebla y se arrodilló para escuchar. El barón observaba la calavera del caído anónimo- ¡¿Quién?! ¡¿Quién mató a mi padre?! ¿Quién fue ese desgraciado que devolvió el cuerpo desfigurado de mi padre a casa? ¿Quién tuvo la injustificada violencia de ensañarse en las vísceras de un cuerpo ya derrotado? Dime...¿Quién? ¡¿Quién?!

Alonso miró al general  con la mirada glauca y perdida. Su mirada se volvió cálida y lo miró a los ojos con resignación. 

-A vuestro padre lo mató la guerra.

Los ojos de Louis relampaguearon y sus rayos tronaron doblemente en el rostro de Alonso. Los viscerales gritos dos hombres aún palpitantes inundaban el cementerio lleno de gente cosechada ya por la muerte.

-¡¿Crees que es gracioso?! ¡¿Crees que esto es un juego para mi?! 

-¡Louis, yo no sé qué hay detrás de todo esto! Lo único que sé es que hay que parar esta ola de violencia! El odio de tu padre hacia los castellanos estaría fundado, pero su odio hizo que cometiera crueldades contra mi pueblo.

-¡Mientes!

-¡Es historia sabida!

-¡La historia la escriben los que sobreviven!

-¡¿No entiendes?! El que lo hiciera fomentó tu odio, y cuando tu te metas en esa espiral y propagues ese odio, el fuego se alimentará y te quemará a ti. ¡Y seguirá! Marina no puede cargar con todo ese odio. Ella...ella no merece cargar con eso. Ella está haciendo un sacrificio que tú nunca harías por tu queridísima patria.

El puño de Luois se estampó contra el pómulo del barón, que cayó de espaldas cerca del mausoleo de mármol. Éste cayó al borde de la inconsciencia, pero tuvo la fuerza para recostarse en una cama de hojas otoñales.

-Hay un momento en la vida de toda persona en la que uno debe preguntarse hasta dónde está dispuesto a llegar para conseguir lo que desea. Sí. Seguro que te lo has preguntado y que te has respondido. Pero hay una cosa que nadie se pregunta. ¿Cuándo debo parar? ¿Estoy dónde debo? ¿Estoy haciendo lo correcto?

-Barón, Marina no me ha convencido en desistir en mi propósito. Y ella es soldado, guerrillera, valiente y temeraria a partes iguales. Ha demostrado su valía frente a mí en constantes ocasiones y ha pasado por...experiencias que aterrorizarían al más valeroso de los hombres ¿Qué os hace pensar que vos vais a convencerme de esto?

Una patada fue disparada contra el estómago de Alonso y de sus entrañas exhaló:

-Tengo que intentarlo...por ella.

-¡¿Ella?!

-...tengo que intentarlo- el barón sufría espasmos de tristeza en el pecho, aún recostado por el dolor-. No tienes ni idea. Puedo sentir sus cicatrices en su mirada. Puedo sentir su corazón latir con compasión a pesar de estar lleno de costuras. Lo ha hecho todo por el mundo y el mundo no para de golpearla. Su dolor me sangra por todas partes. Por cada uno que salva cientos quieren quitársela de en medio. Lo que menos necesita son más enemigos. ¡Estoy cansado de gente como vos! ¡Basta ya! ¡Dejádmela en paz! ¡BASTA!

Louis se detuvo.

-Admiro su entereza... pero odio su terquedad de proteger a la gente.

-Ella te acaba de salvar la vida...

-¡Yo no se lo pedí!

-¡¡Y sin embargo aquí estáis!! ¡Vivo y con otra oportunidad!

Louis Dupont se quedó inmóvil y ningún rasgo de su rostro se movió, como una estatua funeraria. Sus músculos se distendieron y las piernas le flojearon.

-Estas son el tipo de cosas por lo que todo esto es tan difícil. Si se hiciera odiar todo sería tan fácil...

-Ella nunca ha buscado el camino fácil...capitán. Jamás.

El silencio arañó las almas de los dos hombres. El lamento del noble y la respiración resignada del capitán sonaban intermitentemente inflando como un fuelle el ambiente del cementerio.

Seguir respirando muerte era la lucha de estar vivo.

De pronto, un grito lastimoso desgarró el aire. Una perforación en la realidad sangraba dando a luz a unos viajeros que venían de lejos, atravesando los pliegues del espacio de otros mundos.

Marina y Julius habían regresado.
_________________________________________________________
Alonso Lara y Louis Dupont. Cementerio de Almudena. Justo después de que Marina salvara a Louis Dupont de la conspiración de los solares contra el General de la causa de Lyon en la Guerra Civil de Montaigne.

martes, 15 de septiembre de 2015

Réquiem



"Che bella cosa e' na jurnata'e'sole
n'aria serena doppo na tempesta
pe'll'aria fresca pare gia' na festa
che bella cosa na jurnata'e sole."


-Arno, querido, ¿quieres cantar más piano? No oigo hablar al señor Dandolo.

Arno, un rechoncho gondolero con el bigote engomado sonrió amablemente desde la plataforma trasera de la góndola.

-Por supuesto, señora condesa.


Paola Ulberti suspiró apagada por el pequeño desaire y recuperó su mirada al frente de la embarcación. Sin dejar de acariciar el pecho de su acompañante, un señor regordete con anteojos muy finos y de frondosa y cuidada barba que respondía al nombre de Antoni Dandolo, miró al butacón de delante. Allí estaba el tercer viajero de la góndola, Constancio di Rossi, vestido con sus ropajes oscuros y un elegante coleto negro. Iba armado hasta los dientes y jugaba con un puñal; cosa que incomodaba a Dandolo a la par que le consolaba las caricias de la condesa.

A Paola Ulberti le solía gustar pasear en las góndolas en intimidad con sus "acompañantes"Pero Constanzio se había puesto especialmente insistente en que, tras la muerte de Villanova, la condesa necesitaba protección.

Finalmente tuvo que acceder a la petición del espadachín. Si Villanova podía caer, nadie estaba a salvo en este mundo.

El atardecer era precioso en los canales de la isla Dionna. Los pintores novatos y los aprendices se arremolinaban en las vistas de los canales en pos de capturar a un sol sonrojado observando entre los edificios a los amantes de los canales. Era cuestión de minutos que las plazas que circundaban el canal se llenara de gente.

-Lo siento, señora condesa- se disculpó Antoni Dandolo acariciando su espesa barba-. Pero no puedo daros información sobre el testamento del señor Villanova. Vos sois dignas de servirle y sin duda tendrá buenas intenciones pero....no creo que el Príncipe quisiera que se filtrara nada sobre su voluntad. Sería como traicionarlo.

-Parece mentira que seais vodaccio, Dándolo. ¿Traición? Solo son negocios. Vos me dais algo y...-la condesa arrimó su corsé al cuerpo del procurador-y yo os doy algo a vos.

-Sí bueno, pero quizás no debería confiar en alguien que no sea del tronco familar del Príncipe.


-Pero yo soy una  Ulberti, mi familia goza de la protección de los Villanova.

-Ya, pero si no me equivoco, ustedes antes eran banquero de los Bernoulli y se cambiaron de bando. De todas formas, signora...al Príncipe aún le quedan muchos años por vivir, ¿de qué le sirve saber el contenido de su testamento?

La condesa entornó los ojos.

"Sí...mucho por vivir" 


-Negocios, querido. Solo los necios se estancan y no aspiran a nada superior en su vida.

Dandolo sintió que le lanzaban una indirecta y sintió que quizás tenía una oportunidad de conseguir algo en su insulsa vida. Decidió probar.


 -¿Qué me ofrecéis?

-¿Hay algo en esta embarcación que os guste?

El procurador observó la embarcación. Joyas de la condesa, copas y vino de las mejores cosechas de los Falisci, senadores (la moneda de Vodacce) a mansalva y al espadachín que apartaba la mirada con un disgusto que parecía rutinario.

-No sé...Villanova me paga más que suficiente- respondió poco convencido intentando abarcar con la mirada todos los placeres de la góndola. La vedad es que Villanova le daba de todo y más a sus secuaces y empleados para que los sobornos nunca sirvieran de nada.

-Oh, señor Dandolo, sed más imaginativo- la condesa acarició su propio cuello y descendió con sus finas uñas hasta su pecho, oprimido por el negro corsé- En esta embarcación hay algo más que cosas materiales...cosas que Villanova seguro que no puede satisfacer.

-¿Cualquier cosa, signora?- preguntó Dandolo abriendo los ojos como platos, sin haber caído en esa posibilidad.

-Cualquier cosa...-suspiró la condesa en su oído, para después morder tiernamente el lóbulo de su oreja.

Dandolo sintió un escalofrío de placer, pero hizo acopio de la poca voluntad que le quedaba, aunque más bien era la voz del miedo la que resonaba en su cabeza.

-Lo siento, señora condesa. Pero aunque no haya peligro en su demanda no puedo correr ese riesgo. El Príncipe puede descubrir alguna irregularidad por mi parte.

-Os prometo que el Príncipe no se enterará- afirmó la condesa con seguridad sin dejar de susurrar a su oído.

Antoni rió con muchas ganas y su barriga se movió como una gelatina.

-¡Oh, por Theus! Ni siquiera me atrevería a arriesgarme. Con Villanova siempre hay un riesgo.

-Os doy total y absoluta seguridad de que el Príncipe no lo sabrá. Creedme, es imposible.

A Arno le convencía la seguridad la seguridad de sus palabras pero...

-No creo que podáis tal cosa...


Sin previo aviso y frente a ellos, un objeto grande y pesado cayó al agua formando un estrépito acuático entre los paseantes de las plataformas y los pintores. El agua salpicó toda la embarcación, mayormente a Constancio, yel gondolero cortó su dulce serenate para gritar escandalosamente enfadado.

-¡Stupido! ¡Pazzo! ¡Cuántas veces habrá que decir en esta maldita isla que dejen de tirar basura a los canales!

-Ya basta, Arno- increpó la condesa-. Aparta lo que haya caído y continuemos nuestro agradable paseo- dulcificó recalcando la palabra "agradable"para no ahuyentar a su presa.

Arno obedeció con disgusto. No soportaba la gente que ensuciaba cosas al canal, espantaban a la clientela. Ya bastante mal olía de por sí algunas zonas, incluso algunas cofradías de ladrones usaban las aguas de vertedero. Arno fue mascullando maldiciones, sacó el remo de la forcola para retirar la basura y avanzó hacia la proa.

-La gente es asquerosa...ya no hay respeto por nada, ni por nadie, así cómo demonios quieren que me gane la vida...¿eh? ¿qué es eso?

Algo oscuro flotaba en el agua. Arno lo tanteó con el remo y lo removió. No parecía basura.

Al moverlo los viandantes de las calles del canals gritaron horrorizados.

No era basura.

Era un cadáver.

El cadáver del Príncipe Giovanni Villanova.

______________________________________________________________________

La familia Villanova puso todos los medios disponibles para ocultar el golpe que acababan de recibir. Repartieron matones, chantajearon, amenazaron e incluso sobornaron. Pero el final era inevitable.

Vodacce entera rumoreaba sobre la posible muerte del Príncipe Villanova.

Así que, sin más remedio, la familia y sus súbditos se reunió en la Finca de Villanova en la isla Dionna. Habían llegado por separado y de incógnito. Nadie quería llamar la atención y se pidió discrección máxima a la hora de entrar en el palacio. Nadie quería confirmar al pueblo que el Príncipe hubiera muerto. Menos aún querían que hablasen de que había sido asesinado.

La reunión era tensa y un mar de retales negros. El denso aire podría cortarse con un cuchillo. Daba más la impresión de celebrarse un comité de emergencia que un funeral.

-Los Villanova no podemos mostrar debilidad. No ahora- decía un hombre que recordaba a Giovanni en sus rasgos afilados a un grupo de familiares mientras que las esposas se mantenían alejadas y en reposo como muebles.

Era Dimitrius Villanova de la Deus Varna. Primo de Giovanni y gobernador del Príncipe. Todos asentían y murmuraban preocupados. Entre los familiares escuchaba la Condesa Ulberti, congelada y alerta como una araña.

-Sería fatal que los otros Príncipes se enteraran de esto.

-Tenemos que tener cuidado o los Caligari podrían intentar aprovechar y rematarnos.

-No tienen los medios suficientes. No todavía.

-Sí, si colaboran con los Bernoulli. Nos la tienen jurada desde que saben que dominamos el trono Papal.

-Y tengan en cuenta que no nos recuperaremos rápido.

-La familia no se podía permitir el lujo de mostrarse débil. 

Los quejumbrosos murmullos fueron silenciados por los golpes de bastón del chambelán. Alguien se incorporaba a la reunión.

-Su Santidad el Papa, Alexandros III.

La mirada de la condesa se endureció y no dudó en un segundo en fulminar a su joven hermanastro, el Pontífice. El recién llegado mantuvo su mirada con satisfacción y congeló los rayos de ira que lanzaban los ojos de la condesa.

El Papa se santiguó lentamente y todos los Villanova presente le siguieron en el gesto.

-Hijos míos...que comience la misa de réquiem.
____________________________________________________

Tras la solemne misa réquiem oficiada por el mismísmo Papa, el enfado de la sala se hizo palpable al verse el estado del cuerpo del Príncipe.

"Vero Coraggio"

Las palabras a fuego en la frente de Villanova parecía que aún brillaba reciente. Alguien le había marcado alguien a fuego en la frente al cadáver de Giovanni Villanova y no había manera de ocultarlo sin esconder el cadaver a los familiares. La frase a fuego era impactante, pero no tanto como la huella morada que había dejado los dedos del asesino que lo estranguló a sangre fría.

Los familiares se retiraron y dejaron a la viuda Valentina Villanova llorar junto al cadáver, mientras sus dos hijos adolescentes la asistían. Mientras los rumores empezaban a circular sobre la identidad del asesino. En el funeral se dejó de hablar de "quién", sino de "quienes".

- Fueron los anarquistas- anunció el gobernador de las tierras de Villanova.

-Libre pensadores. "Vero coraggio"...ese es su condenado lema- decían todos

Y a todos les pareció razonable. Todos conocían la prisión de Il Muro, la prisión maquiavélica de Villanova donde se encerraban a todos los anarquistas, librepensadores y delincuentes políticos que se interponían en su camino.

Al final todos se convencieron de que los librepensadores mataron al Príncipe Villanova. De pronto todos los Villanova temían por sus vidas. El Príncipe nunca salía de su isla por su propia seguridad y no solo lo han matado en su isla, sino que han mostrado su cadáver abiertamente y sin temor a las consecuencias. Si podían hacer eso con el Príncipe, nadie estaba a salvo. Los terroristas plagaban Dionna. Todos creían que estaba explicado todo.

Menos la condesa.

Paola Ulberti avanzó como una gata erizada hacia su hermanastro, el Papa. El joven santo seguía siendo atractivo para las mujeres a pesar de sus quemaduras en el rostro, y estaba rodeado de mujeres de bien que buscaban su bendición.

-Su santidad. ¿Podemos hablar un momento?

Christiano sonrió fraternalmente y se disculpó con una mano.

-Lo siento, señora condesa, ahora estoy ocupado con los feligreses.

-Te lo pido de hermana a hermano.

-Mi querida signora- replicó condescendiente el Papa- para el Pontífice todos los aquí presente somos hermanos ante los ojos de dios...

-¡AHORA!

El velatorio quedó congelado de pronto. Todos ignoraron el incidente. Todos los presentes sentían terror de una bruja del destino iracunda.


Christiano Ulberti accedió a charlar con su hermanastra la condesa y salieron a un balcón repleto de geranios.

-¿Qué os ocurre, señora condesa? Es normal estar tensos después de la muerte de nuestro querido Príncipe...

-¡No te hagas el idiota conmigo, Christiano!- la condesa apartó su velo y lo miró con su único ojo bueno (el otro había quedado ciego por una herida)- ¡Tú sabías que Villanova había salido de Dionna para ejecutar su desesperado plan de reescribir el pasado! ¡Tú me anunciaste que estaba muerto! No me intentes tomar por estúpida y dime que está pasando...

Christiano apartó la mirada y miró los canales de la isla de Dionna.

-Sé casi lo mismo que tú, hermana. Fueron los mercenarios de su armada quienes me dijeron que Villanova había muerto allí en la batalla contra El Escritor. Desconozco como fue...solo me anunciaron que pudieron salvar a Constanzio a duras penas. Quizás él sepa algo.

-No, no vio nada. Pero, ¿a qué viene soltar el cuerpo de Villanova de esta manera? Nada de esto tiene sentido...

-No, no lo tiene.

-No pareces alterado. Espero que no tengas nada que ver en todo esto.

-¿Me acusáis de algo?- el Papa se giró e intentó amenazarla violando su espacio vital.

-No, solo digo que no parecías muy disgustado cuando me anunciaste que el Príncipe murió en el Palacio de los Lobos...

-Paola, el Príncipe me quemó media cara...

-Hiciste algo que le molestó.

-Pues ya no le molestaré más- dijo el Papa y se santiguó algo violento- No podemos hacer nada. Aceptemos que ha pasado a mejor vida y pasemos página. Y, en cierta manera, ahora tienes mayor libertad.

-¿Mayor libertad? ¡Eres un necio, hermano! Antes nos temían al servicio de Giovanni Villanova, gozábamos de respeto.

-Seguimos sirviendo a los Villanova.

-¡¿Y a quién temerán?! ¡A uno de sus dos estúpidos hijos adolescentes? Ni juntando a los dos llegarían a ser la mitad de hombres que Giovanni.

-No lo sé Paola. Desde luego, mis asuntos están con el Señor y la Iglesia.

Dicho esto su Santidad se internó en el Palacio de Dionna, mientras Paola colocaba su velo tras su rostro mutilado.

-Espero que tengas un buen confesor...su Santidad.

_________________________________________________________________

El Papa salió de inmediato del Palacio y se introdujo en su sobria calesa. Una sombra estilizada le esperaba dentro, al amparo de la oscuridad que ofrecía el techo del carruaje. Lo único que podía visualizar entre la capa encapuchada eran sus labios rojos y un cuello blanco como la nieve de una mujer joven que se abanicaba con un abanico hecho con cuchillas.

-Mi señor. No deseo importunaros pero ¿por qué habéis decidido mostrar el cuerpo del Príncipe?

Su Santidad apenas miró a Cornellia y desvió su mirada oor la ventana un largo rato. De camino a Ciudad Vaticana tendría mucho en lo que pensar. Respondió de forma ausente.

-Porque mientras no haya cuerpo no le hago daño a la familia Villanova. Si no aparecía el cuerpo la gente comenzaría a hacerse preguntas, preguntas que no quiero que se hagan. Prefiero que la gente piense que Villanova nunca salió de su isla a que empiecen a pensar que yo tuve algo que ver.

-Pero su hermana sospecha algo. Ella sabía que Villanova había salido de la isla. Sabía su plan...y sabía que usted lo sabía.

-Cierto es.

-¿Quiere que me encargue de ella?

-Aún no. El cuerpo del Príncipe aún está caliente. Dejemos ver como reacciona.

 -¿Cuál es su plan en todo esto?

El Papa meditó un largo rato mientras se sirvió una copa de un buen vino Falisci.

-Hay que terminar con el legado de Giovanni Villanova antes de que sea demasiado tarde. Ha dejado demasiados flecos y planes a medias.

-¿Y?

Su santidad observó a Cornellia lentamente y acarició sus labios rojos.

-Debes ir a la corte de Castilla y conseguirme algo.
______________________________

 La condesa bajaba por las enormes escaleras de piedra a toda velocidad. Constanzio bajaba tras ella como un padre que corre tras un niño que corre cuando aún está aprendiendo a andar.

-¡¿Es que se cree que soy estúpida?!

-¿Quién, mi signora?

-Mi hermano. Christiano. Sé que ha tenido algo que ver con la muerte de Giovanni. Si no fuera porque había mucha distancia entre él y Villanova diría que incluso podría haber sido él.

-¿Vos creéis?

-Tenía motivos. Después de todo el Príncipe le quemó la cara en un brasero. ¡Pero él se juntó con una de sus enemigas! El muy estúpido se lo había buscado. Podría haber espiado a la espadachina pero solo la cuidaba como una de sus muchas muñequitas. En Ciudad Vaticana ya me habló de traición.


"¿Nunca has sentido la llamada de servir a alguien que no sea a nuestro Príncipe?"

El recuerdo de la voz de Christiano resonó en su mente. Se lo dijo en su carruaje en Ciudad Vaticana antes de que el Príncipe se internase en la batalla con el Escritor junto a su enemiga mortal Marina Oliván.



-Ese idiota tiene algo que ver. Y como lo descubra...

-Quizás deberíais cerrar este asunto. El Príncipe ya no podrá volver.

La mano de la condesa fue rápida y veloz cruzando la cara de su guardaespaldas.

-Yo decidiré por mi misma.

La situación era delicada. Ninguna mujer de Vodacce podría levantar una mano a un hombre. Pero Constanzio lo encajó fríamente.

-Deberás lealtad a Giovanni Villanova siempre. Nos ha dado mucho.

Constanzio no movió ni un músculo de su rostro recordando la batalla en el Zigurat.

"No dudó un segundo en sacrificarme para asegurar su plan. Lo vi en su mirada..."


-Constanzio, dame los contactos de Villanova.

-Tendríamos que encontrar sus archivos o pedírselos a su esposa.

-¿Valentina? No sé si fiarme de ella. Ella también le ocultaba cosas a Villanova. Y estaba presente en la batalla...sustituyéndome. Tendría que haber estado yo al lado de Giovanni en vez de ella.

Paola solo recordaba a Julius y a Dayro como los contactos prescindibles de Villanova.

-Signora, no tenéis un plan, ni tenéis el dinero suficiente.

Tenía razón, la condesa apenas tenía medios económicos como mujer viuda vodaccia para hacer nada mayor.

-Consígueme un barco, Constanzio.

-Pero signora, ahora se va a hacer la lectura del testamento del Príncipe y deberíais...

-¡Ahora! ¿Desde cuándo te has vuelto tan respondón?

Constanzio suspiró.

-¿Hacia dónde, signora?

Paola lo meditó largamente.

-Castilla.


La hora del dolor (III)

¡Disparo, disparo, disparo y disparo! ¡Já! Chequeo y...como siempre, ningún agujerito en el torso. Como era de esperar, no me han dado. ...